Hugo Blasco: “El desafío que se impone en el plano internacional es la solidaridad y la unidad latinoamericana”

Entrevista a Hugo Blasco, sec. gral. de la Federación Judicial Argentina, sec. de DDHH de la CTA Autónoma e integrante del ESNA.

¿Qué momento vive la Argentina?

Hugo Blasco: La situación en Argentina es sumamente complicada, es grave, porque el gobierno de Macri luego del resultado positivo que obtuvo en octubre pasado ha tomado nuevo impulso y actúa con una agresividad que no había mostrado en los primeros tramos. El gobierno piensa seguir adelante en su política regresiva. Ahora mismo ejecuta más despidos de trabajadores del Estado y da luz verde desde el Ministerio de Trabajo – con un ministro que ha demostrado ser él mismo (Triaca) empleador en negro como ha salido a la luz recientemente- para la firma de convenios colectivos de trabajo a la baja y despidos también en el sector privado. Si a eso le sumamos un incremento del componente represivo con más presencia de fuerzas de seguridad y de represión en las calles y en las protestas y con más trabajos de inteligencia y una política regresiva en cuanto a los Derechos Humanos estamos en un momento sumamente difícil. Un país que se está endeudado exponencialmente. Una experiencia que ya hemos vivido con la dictadura y en la década de los 90 dejando un país con serias dificultades para desarrollarse a partir de la carga de esa deuda, los condicionamiento financieros y con una población empobrecida con trabajadores con bajos salarios y condiciones laborales precarizadas. Una situación muy grave con el gobierno de Macri operando a favor de los grandes grupos económicos.

¿Hay un ataque al sindicalismo?

Hugo Blasco: Claramente. Para llevar adelante este proyecto pro-patronal, funcional a las clases dominantes y en sintonía con lo que está pasando en otras partes del mundo en esta fase del capitalismo internacional, necesitan de un sindicalismo obediente, que no ponga palos a la rueda. En Argentina el gobierno de Macri se venía manejando con un sector de la CGT y con un sector del peronismo que por razones mezquinas y por cuestiones ideológicas en algunos casos, le ha dado una mano en iniciativas bastante importantes y nefastas como ha sido la aprobación de la reforma previsional.

¿Y el proyecto de reforma laboral?

Hugo Blasco: En cuanto a la reforma laboral el gobierno lo ha postergado y querra imponerlo de diversas formas. Es un proyecto regresivo, neoliberal y conservador que tiene como objetivo precarizar las condiciones laborales. En este caso, el gobierno se ha encontrado con un límite, desde ya con las centrales como la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores que se oponen rotundamente a este proyecto pero también con la oposición del fuerzas políticas de izquierda y también del peronismo, y la CGT, que a partir de protesta en la calle y de la posición crítica de muchos sectores no pueden hacer concesiones a un gobierno que pretende instalar condiciones laborales que son inaceptables. Socialmente es un proyecto que no cuenta con apoyo, y junto al incremento de las tarifas y del costo de la vida en general está esmerilando el apoyo del gobierno.

¿Qué rol debe tener el movimiento obrero argentino en este escenario?

Hugo Blasco: La unidad de distintos sectores es imprescindible y eso nos pone a prueba a todos. Es un desafío y hay que pasar de la palabra a los hechos. No alcanza con expresarse en contra tal o cual medida sino que hay que poner el cuerpo como lo hacen cada vez más compañeros que salen cada vez más a la calle contra los despidos.

Hay que trabajar en unidad frente a un gobierno conservador que a diferencia de otros periodos en la Argentina cuenta con una política comunicacional que hace posible que todavía el grueso de la población, más allá de reclamos particulares como las tarifas o el combustible, todavía no hemos sido capaces de asociar estos hechos a un proyecto más general de pauperizar a los trabajadores y concentrar la riqueza con resultados sociales sumamente graves.

¿Y en el plano internacional?

Hugo Blasco: En el plano internacional el gobierno de Macri prioriza sus relaciones con EE.UU. y se mueve muy cercano a experiencias graves y antidemocráticas como la de Temer en Brasil o atacando como lo hace sistemáticamente –es un vocero oficial prácticamente- contra el proceso de la Revolución Bolivariana de Venezuela. Por eso decimos que el desafío que se impone en el plano internacional es la solidaridad y la unidad internacionalista latinoamericana. En ese sentido el ESNA (Encuentro Sindical Nuestra América) resulta muy importante como articulador de políticas concretas para llevar adelante esa unidad latinoamericana. El ESNA como espacio plural, democrático de izquierda de la clase trabajadora latinoamericana es muy importante y tiene un rol y un potencial enorme.

¿Hay una agenda próxima del ESNA?

Hugo Blasco: Estamos articulando y conversando para ello. Sería importante reunirnos en esta primera parte del año con la coordinación política ampliada del ESNA para impulsar acciones en todo el continente más allá de las acciones de formación y comunicación que se mantienen activas durante todo el año. Este 2018 se cumplen 10 años del ESNA y el momento histórico que vivimos reclama el diálogo fraterno para y a partir de un debate sincero de lo que cada uno puede hacer, definamos una agenda común. Esperamos poder tener pronto una fecha y lugar para tener una reunión operativa y política para seguir construyendo el Encuentro Sindical Nuestra América.

Prensa ESNA

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page