Fidel Castro – UNA CAUSA JUSTA QUE DEFENDER Y LA ESPERANZA DE SEGUIR ADELANTE

fidel-castroEl líder de la revolución cubana, Fidel Castro, en sus nuevas reflexiones publicadas este jueves, advirtió que “el imperio y sus aliados capitalistas, a la vez que compiten entre sí, han hecho creer que las medidas anticrisis constituyen las fórmulas salvadoras”.

A continuación las nuevas reflexiones de Fidel.

Durante las últimas semanas, el actual Presidente de Estados Unidos se empeña en demostrar que la crisis va cediendo como fruto de sus esfuerzos para enfrentar el grave problema que Estados Unidos y el mundo heredaron de su predecesor.

Casi todos los economistas hacen referencia a la crisis económica que se inició en octubre de 1929. La anterior había sido a finales del Siglo XIX. La tendencia bastante generalizada en los políticos norteamericanos es la de creer que tan pronto los bancos dispongan de suficientes dólares para engrasar la maquinaria del aparato productivo, todo marchará hacia un idílico y jamás soñado mundo.

Las diferencias entre la llamada crisis económica de los años 30 y la actual son muchas, pero me limitaré sólo a una de las más importantes.

Desde finales de la Primera Guerra Mundial el dólar, basado en el patrón oro, sustituyó a la libra esterlina inglesa debido a las inmensas sumas de oro que Gran Bretaña gastó en la contienda. La gran crisis económica se produjo en Estados Unidos apenas 12 años después de aquella guerra.

Franklin D. Roosevelt, del Partido Demócrata, venció en buena medida ayudado por la crisis, como Obama en la crisis actual. Siguiendo la teoría de Keynes, aquel inyectó dinero en la circulación, construyó obras públicas como carreteras, presas y otras de incuestionable beneficio, lo que incrementó el gasto, la demanda de productos, el empleo y el PIB durante años, pero no obtuvo los fondos imprimiendo billetes. Los obtenía con impuestos y con parte del dinero depositado en los bancos. Vendía bonos de Estados Unidos con interés garantizado, que los hacían atractivos para los compradores.

El oro, cuyo precio en 1929 estaba a 20 dólares la onza troy, Roosevelt lo elevó a 35 como garantía interna de los billetes de Estados Unidos.

Sobre la base de esa garantía en oro físico, surgió el Acuerdo de Bretton Woods en julio de 1944, que otorgó al poderoso país el privilegio de imprimir divisas convertibles cuando el resto del mundo estaba arruinado. Estados Unidos poseía más del 80% del oro del mundo.

No necesito recordar lo que vino después, desde las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, ?que acaba de cumplirse 64 años del genocidio-, hasta el golpe de Estado en Honduras y las siete bases militares que el gobierno de Estados Unidos se propone instalar en Colombia. Lo real es que en 1971, bajo la administración de Nixon, el patrón oro fue suprimido y la impresión ilimitada de dólares se convirtió en la más grande estafa de la humanidad. En virtud del privilegio de Bretton Woods, Estados Unidos, al suprimir unilateralmente la convertibilidad, paga con papeles los bienes y servicios que adquiere en el mundo. Es cierto que a cambio de dólares también ofrece bienes y servicios, pero también lo es que desde la supresión del patrón oro, el billete de ese país, que se cotizaba a 35 dólares la onza troy, ha perdido casi 30 veces su valor y 48 veces el que tenía en 1929. El resto del mundo ha sufrido las pérdidas, sus recursos naturales y su dinero han costeado el rearme y sufragado en gran parte las guerras del imperio. Baste señalar que la cantidad de bonos suministrados a otros países, según cálculos conservadores, supera la cifra de 3 millones de millones de dólares, y la deuda pública, que sigue creciendo, sobrepasa la cifra de 11 millones de millones.

El imperio y sus aliados capitalistas, a la vez que compiten entre sí, han hecho creer que las medidas anti crisis constituyen las fórmulas salvadoras. Pero Europa, Rusia, Japón, Corea, China e India no recaudan fondos vendiendo bonos de la Tesorería ni imprimiendo billetes, sino aplicando otras fórmulas para defender sus monedas y sus mercados, a veces con gran austeridad de su población. La inmensa mayoría de los países en desarrollo de Asia, África y América Latina es la que paga los platos rotos, suministrando recursos naturales no renovables, sudor y vidas.

El TLCAN es el más claro ejemplo de lo que puede ocurrir con un país en desarrollo en las fauces del lobo: ni soluciones para los inmigrantes en Estados Unidos, ni permiso para viajar sin visa a Canadá pudo obtener México en la última Cumbre.

Adquiere, sin embargo, plena vigencia bajo la crisis el más grande TLC a nivel mundial: la Organización Mundial de Comercio, que creció bajo las notas triunfantes del neoliberalismo, en pleno apogeo de las finanzas mundiales y los sueños idílicos.

Por otro lado, la BBC Mundo informó ayer, 11 de agosto, que mil funcionarios de Naciones Unidas, reunidos en Bonn, Alemania, declararon que buscan el camino para un acuerdo sobre el cambio climático en diciembre de este año, pero que el tiempo se estaba acabando.

Ivo de Boer, el funcionario de mayor rango de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, dijo que solo faltaban 119 días para la Cumbre y tenemos “una enorme cantidad de intereses divergentes, escaso tiempo de discusión, un documento complicado sobre la mesa (doscientas páginas) y problemas de financiaciónÂ…”

“Las naciones en desarrollo insisten en que la mayor parte de los gases que producen el efecto invernadero provienen del mundo industrializado.”

El mundo en desarrollo alega la necesidad de ayuda financiera para lidiar con los efectos climáticos.

Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, declaró que: “Si no se toman medidas urgentes para combatir los cambios climáticos pueden llevar a la violencia y a disturbios en masa a todo el planeta.”

“El cambio climático intensificará las sequías, inundaciones y otros desastres naturales.”

“La escasez de agua afectará a cientos de millones de personas.  La malnutrición va a arrasar con gran parte de los países en desarrollo.”

En un artículo del  The New York Times el pasado 9 de agosto se explicaba que: “Los analistas ven en el cambio climático una amenaza para la seguridad nacional.”

“Semejantes crisis -continúa el artículo- provocadas por el clima pudieran derrocar gobiernos, estimular movimientos terroristas o desestabilizar regiones completas, afirman analistas del Pentágono y de agencias de inteligencia que por primera vez están estudiando las implicaciones del cambio climático en la seguridad nacional.”

“‘Se vuelve muy complicado muy rápidamente’, dijo Amanda J. Dory, Secretaria de Defensa Adjunta para Estrategia, que trabaja con un grupo del Pentágono asignado a incorporar el cambio climático a la planificación de la estrategia nacional de seguridad.”

Del artículo de The New York Times se deduce que todavía en el Senado no todos están convencidos de que se trata de un problema real, ignorado totalmente hasta ahora por el gobierno de Estados Unidos desde que se aprobó hace 10 años en Kyoto.

Algunos hablan de que la crisis económica es el fin del imperialismo; quizás habría que plantearse si no significa algo peor para nuestra especie.

A mi juicio, lo mejor siempre será tener una causa justa que defender y la esperanza de seguir adelante.

Fidel Castro Ruz

Agosto 12 de 2009

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

One thought on “Fidel Castro – UNA CAUSA JUSTA QUE DEFENDER Y LA ESPERANZA DE SEGUIR ADELANTE

  1. Blog / EL DOLAR: UN PRODUCTO DE MERCADO.

    viernes, 2 de enero del 2009 a las 18:57

    El Dinero, se define como una unidad de medida que permite las transacciones financieras e intercambio de bienes y servicios. Antiguamente los aborígenes realizaban el trueque, que no es más que un intercambio directo de una cosa por otra. Es decir podían intercambiarse entre tribus o clanes plátanos por yuca, sal por algodón. o cacao por maíz (digo esto para tratar de acercarme a lo que seria un vivo ejemplo). Es decir; en pocas palabras se intercambiaba producto por producto.

    Pero con la invasión, conquista y genocidio Español y Europeo en general suscitado en América; se comienza a utilizar como símbolo de intermediación “La Moneda” valiosa en un periodo más que otro por los tipos de materiales acuñados: Cobre, bronce, plata, oro. Entonces el intercambio comenzó a ser producto por moneda, y moneda por producto.

    Con el tiempo el concepto de la moneda a ido cambiando, y esta a perdido su valor intrínseco u obteniendo como único y supuesto valor, el de la fuerza de la economía de cada país. Por lo menos esto nos han hecho creer dentro de este desastroso mundo “Globalizado” – “Capitalista”. Y que si una economía era fuerte su moneda lo sería y viceversa. Lo que si es cierto es que todo el papel emitido (moneda) debe estar soportado por reservas monetarias o no que sean equivalentes.

    La cuestión aquí es que como denunció el Presidente Chávez muchas veces: El gobierno estadounidense viene imprimiendo desde hace algún tiempo, cuantiosas cantidades a diestra y ultra diestra, de ese papel verdoso careciente de valor alguno. El dólar impera en América y casi todo el mundo, es una de las monedas de mayor aceptación; pero debido a lo anteriormente mencionado, han nacido para hacer frente a esta, monedas como el Euro y ahora se espera el nacimiento de la moneda común del sur. El dólar dejo de ser una unidad de medida para el intercambio justo y el papel carece de valor intrínseco, no esta soportado por reservas de ningún tipo, la economía se encuentra en la catastrófica sima.

    Lo único que sostiene “El valor imaginariamente necesario” del dólar, es la demanda de ese pedazo de papel, por el resto de los países del mundo; ya que el imperio nos hizo dependiente hasta de su moneda. y es la unidad de medida mas utilizada por motivos de intercambio comercial. Esto es lo único que justifica como es que el dólar tenga una recuperación frente al euro, en momentos de recesión. El valor del dólar fluctúa de acuerdo al comportamiento de las curvas de oferta y demanda, del mismo como un producto necesario dentro de las economías. Los países dependientes de esta divisa, los cuales provienen de comercio internacional, están viendo la notable disminución en sus arcas de la misma; principalmente los países exportadores de petróleo. Lo cual limita los niveles de negociación de los países.

    Cualquier moneda que exista o este por existir en el mundo, tiene en estos momentos desde el punto de vista económico mayor fuerza o fortaleza económica que el dólar. El billete verde lo que tiene es un valor especulativo del mercado; que le permite una seudo recuperación que resulta contradictoria con la situación actual de Norte-América. En cualquier otro país que estuviera atravesando esta situación de economía quebrada, ya estuvieran llamando a devaluaciones los supuestos cerebritos de la economía; los mismos que siguen hasta el sol de hoy, confundiendo devaluación con depreciación. Pero pocos hablan de las apreciaciones o de una revaluación.

    Tan solo espero hayan entendido que estábamos hablando del dólar verde y no el del mercado negro. esa otra historia distinta para contar, aunque parecida.

    ESCRITO POR PABLO ANTONY MAUREIRA ABREU 2 DE ENERO DRL 2009..

    SALUDOS A FIDEL… ME ENCANTARIA HABLAR CON EL…

Leave a Comment