Venezuela – CHÁVEZ CLAUSURÓ EL III ENCUENTRO SINDICAL DE NUESTRA AMÉRICA. CRONICA Y DECLARACION CONJUNTA DE TRABAJADORES DE COLOMBIA Y VENEZUELA POR LA PAZ.

(24/07/10).- El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez asistió a la clausura del tercer Encuentro Sindical de Nuestra América (ESNA) en el Hotel Alba de Caracas y habló a los presentes durante más de dos horas. Estuvieron más de 300 representantes de los sindicatos de trabajadores y movimientos sociales de 30 países quienes aprobaron una declaración final denominada “Manifiesto de Caracas” y expresaron su rechazo a los ataques y repetidas agresiones contra Venezuela.

vlcsnap-2010-07-27-11h52m03s162

El primero de estos encuentros del ESNA se realizó en Quito, Ecuador, en 2008, posteriormente la cita fue trasladada a Sao Paulo, Brasil, en 2009, para concretarse una tercera reunión este año en Caracas, del 22 al 24 de julio. La cuarta reunión sindical se realizará en la capital nicaragüense, Managua, en julio de 2011, en el marco de la celebración de la Revolución Sandinista en ese país centroamericano.

Por Argentina estuvieron presentes Víctor Mendibil, coordinador del ESNA y secretario general de la FJA-CTA ; Manuel Gutiérrez (ADEMYS-CTA); José Luis Ronconi (FJA-CTA); Ruben Pereyra (UOM Villa Constitución-CTA); Carlos Chile (MTL-CTA); Néstor Jeifetz (MOI-CTA); Julio Gambina (CEFJA y consejo directivo de CLACSO); Julio Fuentes y María Teresa Romero (ATE-CTA); y por la CTA José “Chapu” Urreli (MTL) y Mario Alderete (MPSL-CTA), entre otros.

Asistieron dirigentes sindicales y sociales de Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, España, Granada, Grecia, Guatemala, Guyana, Honduras, Haití, México, Nicaragua, País Vasco, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay, que se dieron cita junto a los de Venezuela para discutir la temática planteada sobre la lucha de los trabajadores y defensa de sus derechos.

En el III ESNA estuvieron presentes, además, el canciller Nicolás Maduro; la ministra del Poder Popular para el Trabajo y Seguridad Social, María Cristina Iglesias; George Mavrikos, secretario general de la Federación Sindical Mundial; Ramón Cardona, secretario general de la FSM-América y los coordinadores continental y nacionales del ESNA.

“Fue un encuentro fantástico de integración que mostró el crecimiento en cantidad y calidad del ESNA. Solamente una de las comisiones de trabajo que funcionaron en Caracas tuvieron más oradores, más cantidad de participantes, más aportes de magnitud que el total de los asistentes del Primer ESNA que realizamos en Quito, es decir, reitero, hubo un salto de calidad y de cantidad muy importante”, declaró a su regreso a la Argentina Víctor Mendibil, uno de los coordinadores del ESNA y miembro del presidium del Tercer Encuentro.

Mendibil  resaltó algunas de las resoluciones principales, como la de realizar una movilización continental como ESNA el 10 de diciembre próximo –Día Internacional de los Derechos Humanos- para expresar el rechazo a la instalación de bases militares estadounidenses en América latina y el Caribe, y en repudio a la agresiva presencia de la IV Flota norteamericana. “Aspiramos que esa fecha se constituya en un gran plebiscito contra la guerra y las provocaciones de EE. UU., de Uribe y sus socios. La otra acción aprobada es respaldar la Jornada mundial de movilización convocada por la FSM para el 7 de setiembre, que el ESNA la hace propia, contra las políticas de ajuste, contra las herramientas del capitalismo (Banco Mundial, FMI, el gran capital financiero, etc.) que intentan trasladar a todas las naciones la crisis capitalista que hoy tiene epicentro en Europa, para que la paguemos los trabajadores”.

Otra de las resoluciones destacadas es la aprobación de un programa de formación, educación, investigación y asistencia técnica para capacitar a los nuevos cuadros dirigentes tanto en los sindicatos tradicionales, como en las organizaciones sociales, territoriales, de empresas recuperadas, las autogestionadas, y las de control obrero que tan importante experiencia están desarrollando en Venezuela.

Un lugar importantísimo por el momento que se vive –destacó Mendibil-  es el repudio generalizado a las provocaciones de Uribe hacia Venezuela, tanto es así que en el marco del III ESNA, las delegaciones colombianas y venezolanas que se encontraban en el evento firmaron una declaración conjunta que fue saludada con emoción por todas las delegaciones y que le fue entregada al presidente Chávez cuando cerró el Encuentro (ver texto completo más adelante).

Palabras de Chávez (resúmen)

Durante la clausura del III Encuentro el presidente de la República , Hugo Chávez Frías, se dirigió a las delegaciones enfatizando que es “hora de la ofensiva para la clase obrera”.

En este momento –agregó- el imperio está atacando con furia. “Estamos obligados a batallar por el equilibrio del mundo; y además en condiciones de dignidad. Víctimas del atropello de la potencia yanqui son los iraquíes, los palestinos”.

“Acá en América Latina tristemente en Colombia el imperio ha clavado sus garras; y ha instaurado un gobierno que no ha dudado en ponerse contra sus hermanos de la Región. No hay duda que el espacio más caliente, el más intenso que el imperio escogió para preparar las condiciones, de que aquí se desate un conflicto armado, está en la parte norte de Latinoamérica”.

El jefe de Estado señaló que en Venezuela está en marcha una revolución, “construyendo nuestro modelo socialista. Como es sabido, me vi obligado a romper relaciones con Colombia. Claro, la oligarquía colombiana tiene razones para estar preocupada; porque ellos saben que los destinos en Venezuela y Colombia en el fondo son el mismo destino; y lo que impacta acá, allá también causa el mismo efecto”.

El presidente Chávez señaló que la oligarquía colombiana es experta en montajes tecnológicos. “Eso viene desde el 4 de febrero de 1992 (…) Han pasado casi veinte años. Luego cuando salí de la cárcel, a los pocos meses, se me acusó desde Colombia, de haber protagonizado un asalto a un puesto militar en Cararabo. Esos son algunos antecedentes. Claro, la oligarquía colombiana está temerosa del efecto contagio de la revolución bolivariana”.

Asimismo, al referirse de la intervención colombiana en la Organización de Estados Americanos (OEA) , señaló que ahí presentaron un show, ordenado por el imperio estadounidense. “Lo último que pudiera ocurrir es una guerra entre Venezuela y Colombia, eso sería para llorar cien años. Cuidado si al Gobierno de Uribe se le ocurre invadir a nuestro país, instigado por el imperio estadounidense”.

El jefe de Estado señaló que la guerrilla colombiana debería considerar el llamado hecho por el Gobierno venezolano, para deponer las armas. “No es el mismo mundo de los años 60. Hay varios ejemplos de nuestros gobernantes que están enfrentando el imperio, como representantes legítimos de sus pueblos. Yo creo que no hay condiciones en Colombia para que la guerrilla pueda tomar el poder. En cambio se han convertido en la principal excusa del imperio, para que agreda  a sus vecinos”.

Dijo que Venezuela está obligada a considerar la posibilidad de una guerra. “El golpe de Estado contra Zelaya, fue un golpe para todos los gobiernos de nuestra Latinoamérica. Por eso es imprescindible que en esta batalla, la clase obrera se una. Aquí en Venezuela los trabajadores han venido asumiendo posiciones más sólidas en este proceso de cambios. Mucho más allá de las posiciones defensivas”.

Al saludar a las delegaciones, Chávez resaltó  que fue “muy oportuno” que el III ESNA se haya concretado en Venezuela.

El abrazo fraterno de trabajadores de Colombia y Venezuela

Ana Lucia Pinzón, miembro de la Federación Nacional de Trabajadores de Colombia, presentó un documento en el cual , en nombre de las delegaciones obreras de Venezuela y Colombia presentes en el III ESNA, manifiestan la preocupación de los trabajadores por las bases militares estadounidenses y por los intentos provocadores enderezados a quebrar la paz entre los dos países. Este es el texto del documento:

Los delegados del III ENCUENTRO SINDICAL DE NUESTRA AMERICA que hemos hecho presencia en la reunión de Caracas, provenientes de organizaciones sindicales de todo el Continente, traemos desde nuestras organizaciones la enorme preocupación que nos produce la manera amenazante como se desplaza la IV flota naval de los Estados Unidos de Norteamérica y el incremento de las bases militares en toda la región con el falaz argumento del incremento de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

Quienes representamos a las y los trabajadores de Colombia y Venezuela, sabemos con claridad el significado de la presencia de las bases militares instaladas en Colombia y el uso que sin duda alguna le darán los imperialistas, para garantizar el saqueo de nuestros recursos naturales, detener ese proceso de emancipación iniciado hace 200 años y reiniciado a partir de años recientes desde diversas partes de nuestra América.

Las (os) trabajadores de Colombia y Venezuela expresamos aquí nuestro compromiso ineludible de encontrarnos es un abrazo bolivariano de paz, solidaridad, amistad, y cooperación mutua, y nuestra negativa a acudir a una confrontación que no es la nuestra.

Al presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez, le manifestamos que las y los trabajadores organizados Colombianos no estamos representados en las palabras de odio de quien hasta el 7 de agosto próximo ostenta el cargo de presidente de Colombia, quien además está subordinado a las políticas de sectores ultraderechistas norteamericanos, ni de ningún gobierno de nuestro país que exprese la intención de dividir a nuestros pueblos, pues ese engaño y división, solamente le sirve a quienes siempre han explotado nuestras riquezas y nuestra fuerza de trabajo. Apoyaremos sin vacilación la idea de acudir a la frontera para expresar en un abrazo esa unidad entre los trabajadores de nuestras naciones a la luz de las ideas de nuestro libertador Simón Bolívar y demás próceres que con su vida y sus acciones han dejado una ruta iluminada hacia la consolidación de un futuro mejor para la actual y las futuras generaciones.

Llamamos a los trabajadores y pueblos de todo el continente a no dejarse manipular por la ofensiva mediática de las oligarquías y salir a las calles, a denunciar con fuerza las provocaciones de los imperialistas, levantar un plebiscito y/o referendo a favor de la paz, de la soberanía, el progreso de y para nuestros pueblos el 10 de diciembre de 2010, fecha en que se conmemora la declaración universal de los derechos humanos.

A pesar de las dificultades de última hora, se hace necesario buscar los mecanismos diplomáticos para restablecer las relaciones entre nuestras naciones y gobiernos.

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page