Costa Rica: PRESENCIA MILITAR ESTADOUNIDENSE

La Asamblea Legislativa de Costa Rica aprobó el pasado 1 de julio la llegada de soldados, equipos y armas estadounidenses a las costas de la nación centroamericana, en la extensión de un convenio suscrito hace 10 años el cual prevé que las tropas de EE.UU. colaboren con la Guardia Policial “en el patrullaje de las costas”.

La enviada especial de TeleSUR en Costa Rica, Laura Simón, informó que 46 navíos, 200 helicópteros, 10 aviones y dos submarinos estadounidenses llegarán a Costa Rica entre julio y el próximo mes de diciembre.

Bajo este sentido, diversos sectores sociales ya preparan movilizaciones de protesta contra la presencia militar de EE.UU. en la nación centroamericana.

Asimismo, preparan varios recursos judiciales para tratar de revertir la decisión de la Asamblea , que para muchos costarricenses “contradice el espíritu pacifista que ha caracterizado a la nación centroamericana”, señaló Simón.

La presencia militar estadounidense en Latinoamérica ha sido considerada como un peligro para los mandatarios de la región.

Estados Unidos tiene bases militares en Aruba y Curazao, situadas a menos de 70 kilómetros de Venezuela. Igualmente, en Colombia hay asentados miles de soldados estadounidenses e instalaciones equipadas con artefactos bélicos, con el supuesto objetivo de combatir a las bandas organizadas.

Asimismo, la nación norteamericana había tratado de introducir y dejar sus tropas en territorio haitiano después del terremoto que azotó a la nación caribeña el pasado 12 de enero, en misiones supuestamente humanitarias, lo que levantó un clamor de rechazo en América Latina y El Caribe, donde de inmediato se denunció el plan de militarizar el Caribe.

Observadores políticos han alertado que Washington “va cerrando el cerco en Centroamérica”, donde cuenta con el apoyo de algunos gobiernos conservadores, aún cuando existen presidentes como Daniel Ortega de Nicaragua y Mauricio Funes de El Salvador, que han rechazado las pretensiones de Estados Unidos contra Latinoamérica.

El convenio militar entre los Gobiernos de Estados Unidos y Costa Rica va en contra de la decisión del pueblo costarricense que abolió el Ejército en el año de 1948, así como también la adopción de una política nacional de defensa basada en el desarme.

En el 2004 y 2008 la Corte Suprema de Costa Rica dictaminó una resolución en la que ordena al Estado a rechazar cualquier actividad bélica.

Fuente: Tribuna Popular/TeleSUR

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page