México – Posición de la Nueva Central de Trabajadores frente al Parlamento abierto sobre Outsourcing

El Estado mexicano asumió el compromiso internacional de respetar, promover y garantizar la libertad sindical, hecho reiterado en los discursos el poder ejecutivo federal, pero contradictorio con la realidad, los denominados “parlamentos abiertos”, promovidos desde el poder legislativo al parecer solo se utilizan para legitimar iniciativas de ley formuladas por grupos de interés; aparentan abrir espacios de debate a diferentes posturas y propuestas; sin embargo, se advierte que este proceso fue cuidadosamente controlado desde la instrumentación e inscripción de participantes tornándose discrecional y opaco al estar predefinido por quienes promueven su espacio de “dialogo abierto”, con la presencia predominante del sector patronal y su promoción de la desregulación y deslaborización; por su parte, pareciera también que los representantes del gobierno federal procuran sistemáticamente sustraerse del ámbito laboral y limitarse al ámbito de la seguridad social y fiscal y, a esto hay que agregar la prácticamente nula presencia de representaciones sindicales.

Lo anterior se corroboró con el formato que se implementó, inadecuado para el intercambio de ideas y propuestas por los tiempos destinados por ponente y tema, limitados para un debate serio y propositivo que genere consensos y construcción de normas que tengan como eje el estado social y protector de quienes viven de su trabajo. A lo anterior se suma la visión de que los asistentes sólo acuden en carácter de espectadores y receptores de discursos.

Consideramos que la política económica y su interlocución social y laboral debe discutirse y analizarse en el marco de los instrumentos internacionales de los cuales México es parte. En el presente caso, el Convenio 144 sobre consulta tripartita y el Programa de Trabajo Decente, ambos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), focalizan la discusión de los temas de afectación al mundo del trabajo en un dialogo social efectivo, con interlocutores legítimos que elijan sus representaciones y en condiciones de igualdad, con información cierta y transparente que ponga en el centro una política nacional laboral de promoción, protección y garante del trabajo decente, sin cumplir estos requisitos los alcances de la política económica adolecerán del dialogo social efectivo que avale esos “parlamentos”.

En el mismo sentido, consideramos que el debate sobre la tercerización debe tener como referente esencial la Recomendación 198 sobre Relación de Trabajo de la OIT que fija parámetros para la protección efectiva de quienes ejercen su actividad en el marco de una relación laboral, pugnando contra las relaciones de trabajo encubiertas y/o simuladas y la ascendente precarización, precisamente de los más vulnerables, establecer políticas sobre igualdad de género de manera que pueda abordarse eficazmente; para ello, propone la creación de estructuras especializadas, o el aprovechamiento de otras existentes, para, con formato tripartito, acordar procedimientos de detección de situaciones irregulares, y la creación de indicadores aptos para su determinación en la práctica. Lo anterior sin perder de vista el Trabajo en régimen de subcontratación, Agencias de contratación y Trabajo Autónomo económicamente dependiente.

Asimismo, la regulación en esta materia impone el respeto a los derechos humanos laborales, donde la estabilidad en el empleo tiene como eje del ámbito individual y la libertad sindical en el colectivo, deben ser ampliamente protegidos y garantizados con sanciones equiparables al daño efectuado por su violación, que actúen como efectivos inhibidores de su vulneración y con reparación del daño.

En tal contexto, la Nueva Central de Trabajadores, reitera que un debate serio y absolutamente congruente sobre tercerización y simulación de relaciones laborales exige que se ejerza bajo la perspectiva de derechos humanos laborales, en el marco del Convenio 144, Recomendación 198 y el Programa de Trabajo Decente.

FRATERNALMENTE.

José Humberto Montes de Oca Luna.
Coordinador de la Estructura Ejecutiva Nacional.

NUEVA CENTRAL DE TRABAJADORES.
Ciudad de México a 12 de febrero de 2020.

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page