Declaración del ESNA – La Habana, 3 de mayo del 2019

Frente a la arremetida del imperialismo norteamericano, el capital, y las clases dominantes

La reunión del Encuentro Sindical Nuestra América realizada el día 3 de mayo del 2019 en la Habana, analiza la situación actual del movimiento obrero y los sectores populares frente a la arremetida del imperialismo norteamericano, el capital, y las clases dominantes.

Denunciamos la intervención descarada del gobierno norteamericano en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela, que en alianza con la burguesía de dicho país pretenden derrocar al legítimo gobierno del Presidente Nicolás Maduro y frenar el proceso de la Revolución Bolivariana iniciada con la llegada al gobierno del Comandante Hugo Chávez.

Como parte de la política imperialista del gobierno norteamericano, condenamos el mantenimiento del criminal bloqueo sobre Cuba, su participación en la desestabilización del gobierno de Nicaragua, su política guerrerista en medio oriente expresada particularmente en Siria y su apoyo sostenido a su aliado el Estado de Israel que desconoce los derechos legítimos del pueblo Palestino a construir una nación independiente.

Con el accionar de la ofensiva capitalista se promueve el deterioro de las condiciones de vida de nuestros pueblos, exacerbando la explotación de la fuerza de trabajo y el saqueo de los bienes comunes. Con ello se pretende asegurar la lógica de la ganancia, la acumulación y la dominación capitalista, acentuando el cambio climático y poniendo en peligro el propio desarrollo de la especie humana en el planeta, tal cual lo denunciara en su momento el Comandante Fidel Castro.

Es una situación que se desarrolla en momentos de una gran crisis mundial del capitalismo. Una crisis integral, con dimensiones económicas y políticas, que atraviesa la situación alimentaria, energética, medioambiental y que en definitiva es civilizatoria.

Desde el ESNA estamos convencidos que a la iniciativa política del poder mundial y sus manifestaciones en nuestro continente y el mundo se le debe oponer una estrategia del movimiento obrero y popular.

No se trata solo de confrontar en contra del poder y la hegemonía neoliberal y capitalista solamente, sino de construir un camino propio de acumulación de poder popular con capacidad de discutir con el conjunto de la sociedad la perspectiva de que otro mundo es posible con perspectivas emancipadoras.

Somos conscientes que ya no estamos en el momento del surgimiento del ESNA en 2008, con la ofensiva popular en despliegue, con discusión de las políticas hegemónicas y el intento de construir una nueva realidad regional de cara a modificar el mundo.

Asistimos hoy a una ofensiva de las derechas expresadas en los golpes de nuevo tipo, en Honduras, Paraguay y Brasil, junto a la ratificación eleccionaria de proyectos autoritarios y de derecha en la región, tal como se expresaron recientemente en Argentina, en El Salvador, en Brasil y en Colombia, país este el cual se afianza como cabeza de playa de la penetración norteamericana en Sudamérica.

Cobra vital importancia las elecciones del último tramo de este año en las cuales se juegan los futuros de Argentina, Bolivia y Uruguay.

El poder juega sus cartas en estos y otros procesos políticos, al tiempo que el movimiento popular interviene en la diversidad de la lucha de clases, afirmando el papel de la organización y la lucha para otorgarle un horizonte anticapitalista a las aspiraciones de nuestros pueblos.

La lógica que se impone desde el poder apunta al desarme de experiencias orientadas al desarrollo de un nuevo proyecto de “Patria Grande”, lo que supone una nueva propuesta de integración política y económica no subordinada al imperialismo y cuyo intento se formuló y experimentó en los últimos años.

La dinámica de organización y lucha popular fue clave para inaugurar ese tiempo y nos toca, ahora, bajo nuevas condiciones observar la realidad de la ofensiva capitalista y disponernos a construir el papel de época para el ESNA y el movimiento popular en la región.

Nos proponemos desarrollar un proyecto de liberación e independencia, para construir desde el anticapitalismo la sociedad sin explotación a la que aspiramos desde nuestra fundación.

Estamos desafiados a mejor definir nuestra etapa, caracterizando adecuadamente la ofensiva capitalista, con Trump en el Gobierno de EEUU y la nueva realidad de los Macri y Bolsonaro pretendiendo modificar la agenda que nuestros pueblos construyeron en la primera década del Siglo XXI.

Necesitamos instalar una estrategia del movimiento obrero y del pueblo para dinamizar la subjetividad de las trabajadoras y trabajadores, al tiempo que explicitamos el programa de las reivindicaciones populares y las transformaciones revolucionarias, articulemos la necesaria unidad de acción para conformar la fuerza social y política que permita edificar la realidad en acuerdo con los intereses de los pueblos de Nuestra América.

Ratificamos nuestra solidaridad con todas las luchas de los pueblos del mundo, las que identificamos expresamente con la histórica lucha del pueblo de Palestina, la del pueblo saharaui, la del pueblo vasco y el pueblo catalán, así como muchos otros que luchan por su autodeterminación e independencia.

Nos proponemos convocar a la Coordinación colectiva del ESNA para el próximo agosto, en Montevideo, para acompañar la lucha que desplegará el PIT-CNT en Uruguay y reflexionar sobre las tareas y el plan necesario de acción a desplegar por el ESNA.

Resolvemos además acompañar la convocatoria de la realización de un nuevo ESNA para el primer trimestre del año próximo impulsado por el Sindicato Mexicano de Electricistas y la Nueva Central Sindical de Trabajadores de México.

En consecuencia, la reunión del ESNA resuelve:

1.- Participar en la reunión preparatoria del Encuentro Hemisférico Antiimperialista de Solidaridad, por la Democracia y Contra el Neoliberalismo a realizarse el día 6 de mayo en Montevideo. El objetivo de la presencia en dicha reunión es marcar claramente y como queda establecida en esta declaración la decisión del ESNA de impulsar la más amplia unidad de acción de los sectores populares frente a la ofensiva imperialista. Se resuelve que la Coordinación política a través del PIT-CNT lleve esta posición a dicha reunión

2.- Convocar a la coordinación política ampliada del ESNA para el mes de agosto en Montevideo.

3.-  Participar en el Encuentro Hemisférico Antiimperialista de Solidaridad, por la Democracia y Contra el Neoliberalismo, en la Habana del 1 al 3 de noviembre del 2019.

4.- Realizar el 8vo ESNA en el primer trimestre del 2020 en México.

5.- Las organizaciones integrantes del ESNA, reafirmando su solidaridad con Venezuela, y frente a una posible intervención directa norteamericana en la patria de Bolívar, nos mantenemos en alerta ante la posibilidad de generar acciones concretas en apoyo al pueblo venezolano y a su legítimo gobierno encabezado por el Presidente Nicolás Maduro.

VIVA LA LUCHA DE LOS PUEBLOS POR SU EMANCIPACIÓN POR QUE OTRO MUNDO ES POSIBLE

La Habana, 3 de mayo de 2019

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page