Cuba XXI Congreso CTC – Hacer avanzar a Cuba también desde la labor no estatal

Sin precedentes en cónclaves anteriores se debaten hoy los retos y desafíos del Sindicato ante la transformación del escenario laboral del país y el crecimiento y la diversificación de las formas de gestión no estatal, comisión de trabajo del XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) presidida por Salvador Valdés Mesa, primer vicepresidente de la nación.

A juicio de Jorge Gútiez Sánchez, elaborador vendedor de alimentos ligeros de La Habana, este es un hecho histórico y una demostración de la voluntad del Estado de hacer avanzar la economía del país con la unidad de las fuerzas productivas, tanto en el sector estatal como no estatal, este último con un crecimiento sostenido, con 584 mil 477 trabajadores registrados al cierre de enero del presente año, y aportes a la creación de 434 mil nuevos empleos.

Gútiez Sánchez recalcó la necesidad de seguir buscando vías para que los que laboran por cuenta propia se apeguen a la legalidad, por lo tanto, dijo, “traslado aquí la inquietud de muchos que importan al país materias primas que sirven para el ejercicio de su actividad”.

Esa entrada al país, explicó, se convierte en algo ilegal teniendo en cuenta las normas vigentes, “que bien podrían reevaluarse” y buscar alternativas para esos no estatales que sí están dispuestos a pagar impuestos.

Congreso CTC 7

En los debates en esta comisión, presidida igualmente por Mercedes López Acea, miembro del Buró Político del Partido —y a la que asisten representantes de ministerios como los de comercio interior, trabajo y seguridad social, turismo, economía y planificación, agricultura, transporte y comunicaciones, además del Banco y la administración tributaria— están representados los trabajadores no estatales de todos los sectores por intermedio de 106 delegados.

Varios de ellos al intervenir coincidieron en la importancia de consolidar la labor sindical en el ámbito del cuentapropismo, donde, en ocasiones, ha faltado un acercamiento diferenciado y sistemático de las estructuras de dirección de los diferentes sindicatos. Igualmente hablaron de la urgencia de viabilizar gestiones con la Oficina de la Administración Tributaria, así como destrabar mecanismos que se convierten en freno al crecimiento económico y al desarrollo del país.

En ese orden, los cienfuegueros Alcides Hernández y Jorge Sarduy, usufructuario y cooperativista de una unidad básica de producción, respectivamente, ejemplificaron con la norma establecida por el Banco que topa el préstamo a ese sector en el orden de los 200 mil pesos, “pero los gastos para la siembra de una hectárea de tabaco están estimados en el orden de los 167 mil, y algunos tienen hasta seis hectáreas”.

Del mismo modo se expusieron experiencias muy favorables en el quehacer y el funcionamiento sindical de cooperativas y secciones de base y burós sindicales en este pujante sector que cada día valida su importancia y aporte en la economía.

El santiaguero Jorge Peña, chofer del servicio de TaxiCuba, alzó su voz para exponer cómo los que ejercen la actividad de transporte de manera ilegal viven en medio de la impunidad, mientras los que se apegan a lo establecido muchas veces son “acosados” por permanentes inspecciones.

“Hay que acabar con eso, y en especial combatir a los que evaden el pago de impuesto”, reclamó.

Ello dio pie a la intervención del compañero Salvador Valdés Mesa quien reconoció que los trabajadores son uno de los pilares fundamentales en los que se sostiene la revolución, y destacó los avances en la labor por cuenta propia, cuestión que deviene ejemplo de las transformaciones en el modelo económico del país, señaló.

El también miembro del Buró Político del Partido, habló del modo en que se entroniza la actividad no estatal con la nueva Constitución, documento en el que se detallan las facultades otorgadas a los municipios, el escenario en el que se concreta el actuar de estos trabajadores y donde oportunamente se pueden adoptar medidas que compulsen el cumplimiento de lo establecido.

[caption id="attachment_10813" align="aligncenter" width="375"]Jorge Peña, trabajador no estatal del transporte en Santiago de Cuba, pidió “mano dura” contra los ilegales que burlan lo establecido y se convierten en una competencia desleal que lacera valores. Foto: Betty Beatón Jorge Peña, trabajador no estatal del transporte en Santiago de Cuba, pidió “mano dura” contra los ilegales que burlan lo establecido y se convierten en una competencia desleal que lacera valores. Foto: Betty Beatón[/caption]

Ejemplificó con las ilegalidades que existen en la transportación de pasajeros en moto, particularmente en las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo, en las cuales está pendiente el ordenamiento de este servicio, y corresponde hacerlo allí en el municipio.

“Se han desarrollado malos hábitos y hay que enfrentarlos con rigor y oportunamente, dijo, y tenemos medios, normas, disposiciones y razones para combatir las indisciplinas en nombre de la mayoría”.

Reconoció que no siempre todas las normas hechas al calor de la actualización del modelo económico han quedado completas por falta de experiencia y en ocasiones de previsión, por eso, en el camino del perfeccionamiento hay que escuchar a los trabajadores.

Valdés Mesa señaló que hay conciencia de que existen planteamientos que no han tenido una rápida solución, algunos de ellos, como el del demandando mercado mayorista para el sector no estatal, frenado por la situación que vive el país en materia de financiamiento, pero no está olvidado y se estudian varias propuestas para darle curso efectivo.

Aseguró que los planteamientos de este Congreso tendrán respuestas oportunas siempre con apego a la legalidad, el orden y el enfrentamiento a lo mal hecho.

 

Fuyente: Trabajadores.cu

 

 

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page