Protestas y movilizaciones recalentarán la Cumbre del G20

La llegada de los presidentes de los países miembros no serán las únicas visitas internacionales. Sindicatos, organizaciones sociales y académicos de todo el mundo se sumarán a las medidas en rechazo al cónclave.

“Bienvenidos al infierno”. Bajo esa consigna, miles de manifestantes de distintos países se movilizaron en Hamburgo hace un año, en rechazo a las políticas económicas impulsadas por el G20. Cientos de heridos, decenas de detenidos, y un costo en los daños materiales que el propio gobierno de Alemania (sede de la cumbre en 2017) estimó en 2.700.000 euros, culminaron con la agenda del organismo internacional en las calles, mientras a puertas cerradas, los líderes de los países miembros endurecían su brecha interna en momentos en que se desataba la “guerra comercial” entre Estados Unidos y China.

En menos de tres semanas, la Ciudad de Buenos Aires será sede del encuentro de los principales líderes mundiales, y sin embargo hace un año que el Gobierno viene anticipándose a las protestas que coincidirán con un mes históricamente sensible a nivel local. La cumbre, que comenzará el 30 de noviembre y se extenderá hasta el 1 de diciembre, será también testigo de la primera visita de Donald Trump a América Latina. Según la propia organización, se esperan 8 mil personas que conforman las delegaciones internacionales. Está previsto que 2.500 periodistas de todo el mundo cubran el evento desde el centro de prensa en Parque Norte y se espera un cordón de seguridad desde ese punto hasta Costa Salguero, sede de la cumbre.

La expectativa del Gobierno es grande. La Casa Rosada enmarca esta gestión en pos de la “inserción de Argentina en el mundo”. En tanto, se aprobó por decreto el feriado el viernes 30 de noviembre, y se prevé que en los días anteriores a la cumbre se eviten todo tipo de espectáculos al aire libre, así como el cierre al público de Aeroparque y los aeropuertos de El Palomar y Morón.

Como contracara de la agenda oficial, organizaciones sociales, académicos, sindicatos y movimientos de mujeres realizarán una cumbre paralela en las calles. Ya en los primeros días de septiembre, la Confluencia Fuera G20-FMI, movimiento que aglutina a varios actores sociales de los antes mencionados, lanzó un llamamiento internacional a sumarse a las protestas. Y tuvo respuesta.

Entre las principales actividades se prepara una “Semana de Acción Global contra el G20″, que comenzará el 25 de noviembre y finalizará el 1 de diciembre. En tanto, la movilización principal fue convocada para el viernes 30, y si bien aún resta definir el recorrido debido a que “llegar al lugar donde está la cumbre va a ser difícil”, se prevé que sea al Congreso.

GERMANY-G20-SUMMIT-PROTEST

Dentro de la “Semana de Acción Global” se realizarán actividades en todo el país y el resto del mundo. Según pudo saber ámbito.com, se llevarán a cabo movilizaciones a las embajadas argentinas de varios países y se realizará una “Cumbre de los Pueblos” el 29 de noviembre, cuya locación será en la Plaza del Congreso.

Por esos días, también tendrá lugar (entre el 19 al 23 de noviembre) el foro de CLACSO, para el cual se esperan miles de académicos en las Ciencias Sociales, críticos en su mayoría de la agenda oficial del G20. También contará con la presencia de exmandatarios latinoamericanos, entre ellos la propia Cristina Fernández de Kirchner, Dilma Rousseff y Fernando Haddad. De hecho, según pudo saber este medio, el cierre del evento iba a ser en el estadio de Ferro el mismo 23, pero el Gobierno pidió anticiparlo porque no quiere actividades públicas masivas en los días previos a la cumbre.

Pero la confluencia no está conformada sólo por académicos, sino que el sindicalismo local, y el internacional, serán protagonistas del evento. La CTA Autónoma fue parte organizadora de Argentina mejor sin TLC. El Encuentro Sindical Nuestra América (una confluencia sindical de gremios de América Latina y el Caribe del cual el gremio forma parte) ha decidido impulsar todas las protestas locales, y a tal fin confluirán en las jornadas de movilización representantes de Uruguay, Brasil, Cuba, Nicaragua y México.

Asimismo, la Multisectorial 21F que lidera Hugo Moyano lanzó en su primer congreso nacional (agosto, en el estadio de Atlanta), un llamamiento a rechazar las políticas del G20 en Argentina y a protagonizar las actividades de protesta.

Por su parte la Confederación General del Trabajo (CGT) ya anticipó un nuevo paro general contra la administración general de Mauricio Macri, y si bien no confirmó aún la fecha, se prevé que será los días previos a la Cumbre de Líderes (el 27 de noviembre suena fuerte en la agenda cegetista).

Según pudo saber este medio, a principios de septiembre SMATA fue la sede de un encuentro entre las CTA y el Frente Sindical por un Movimiento Nacional (conformado por cerca de 70 sindicatos de la CGT), donde se acordó una “participación enfática” en la semana de protestas.

Las organizaciones sociales arman su contracumbre para los días 26 y 27 de noviembre, aunque aún están “buscando un lugar acorde” para las “decenas de miles” de personas que esperan congregar.

Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), se sumarán además a la movilización del 30 de noviembre.

Pese a que mujeres dentro de los movimientos sociales, gremios y académicos participarán de las acciones en rechazo a la Cumbre, el feminismo en tanto actor político (uno de los más activos en el debate público del año a nivel local), llevará su propia agenda de protesta. Y la del Foro Feminista frente al Libre Comercio comenzó hace rato.

La aglomeración viene realizando jornadas en todo el país, enfocadas en temas de deuda y futuro del trabajo. De hecho, en paralelo al W20 (grupo de afinidad de mujeres del G20), realizaron un foro paralelo frente al Congreso, con radio en vivo y debates abiertos al público, al cual asistieron integrantes de países tales como Brasil, España, México y Uruguay.

También aprovecharon el espacio del Encuentro Nacional de Mujeres, en Rawson, donde impartieron talleres específicos sobre G20 y libre comercio. Para la Cumbre, se plegarán a las actividades de la Confluencia Fuera G20-FMI, de la cual forman parte.

Pero, ¿por qué “No al G20″?

A raíz de las múltiples movilizaciones que se esperan para la Cumbre de Líderes, cabe preguntarse cuáles son los argumentos de quienes se oponen a la cumbre que encabezarán los líderes de del G20. ¿Por qué protestan los que protestan?

Para Leandro Morgenfeld, historiador y uno de los impulsores de la Confluencia Fuera G20-FMI, la respuesta es bastante clara. “En primer lugar porque el G20 no nos parece una instancia democrática, sino una lavada de cara del G7, donde algunos países se arrogaron una representación por encima de otros organismos, tales como la ONU”, argumentó.

En segundo lugar, Morgenfeld cuestionó que lo que se debate en las mesas de negociación del G20 “son las agendas de liberalización que imponen los organismos financieros internacionales: como el FMI, el Banco Mundial, y la OCDE, que tienen un rol clave y no los eligió nadie”.

En la misma línea, el feminismo rechaza al G20 por no considerarlo un espacio “representativo”. Flora Partenio, miembro del Foro Feminista frente al Libre Comercio, argumentó que los países que integran dicho espacio “promueven políticas de exclusión”. “Su agenda no incluye a las personas trans, travestis y lesbianas al trabajo, sino por el contrario, las han expulsado”, señaló.

“Los países miembros no abordan propuestas en economía del cuidado. Sus políticas apartan a las mujeres y nos excluyen, mientras promueven un discurso integrador”, sostuvo Partenio al tiempo que ratificó: “No queremos que las mujeres paguen de nuevo el costo de la crisis, por eso nos movilizamos”.

El referente de la organización Barrios de Pie, Daniel Menéndez, explicó que a su entender el G20 “busca generalizar el liberalismo en todo el mundo, y concentrar aún más la riqueza en el 1% de la población, mientras que el resto de la sociedad vive con cada vez menos bienes”.

“Hay un proceso de concentración que emerge de las discusiones de esos foros, que no tiene nada que ver con el bienestar de la sociedad”, señaló.

Para el líder de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, pese a conformar un mismo bloque las negociaciones al interior del G20 “no son de igual a igual”. “Sólo participan los países centrales, en desmedro del resto”, añadió.

“Los acuerdos que propone el G20 son totalmente desfavorables para el país. Además, con Mauricio Macri y Patricia Bullrich a cargo de este evento, podemos esperar cualquier cosa, desde gases lacrimógenos hasta balas de goma”, concluyó.

Fuente: Ámbito Financiero

Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on RedditShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page